Aparece un pulpo gigante en una fábrica de conservas de Santoña

La fama de las conservas Hoya, con sede en el puerto pesquero de Santoña, ha llegado hasta las grandes profundidades marinas, donde alguno de sus habitantes pelágicos ha intentado llegar a la villa marinera para conocerlas. Pescadores de Laredo han ayudado a los visitantes ultramarinos a localizar la exacta ubicación de la conservera santoñesa.

El primero en llegar a ella ha sido un pulpo gigante, de la familia de los enteroctopus californianos, que afortunado y listo ha realizado una incursión nocturna por las diversas naves de la factoría comiéndose todas las latas de atún y anchoas que encontró a su paso.

Descubierto tras el atracón de mariscos en un rincón de la nave 4, el equipo directivo de la fábrica ha estado negociando con él para que fuera a seguir su ruta gastronómica a una industria de la competencia, hablándole maravillas de Castro Urdiales y sus conservas Lolín. Al pulpo se le hizo la boca agua cuando le dijeron las sardinas, sardinillas, berberechos y navajas que podría encontrar allí. ¿Continuará?

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria