Aparece un submarino ruso en la bahía de Santander preguntando por San Pedro Burgo

Los escasos paseantes que ayer lunes se hallaban en las cercanías de la playa de La Magdalena de Santander se encontraron con un gran pez metálico acercándose a la orilla. El pez resulto un submarino del que salieron varios marineros con un gran mapa y un diccionario Ruso-Portochiqueño.

Tras salir todo el personal del agua y llegar a la zona de arena seca se intercambiaron las primeras palabras: “Somos Roussos”. “Anda Pin, como el cantante griego”. “Querremos llegar a San Pedro Burgo o como se diga en su idioma Санкт-Петербург”. “Pues, de momento, están ustedes en San Tander”. “Podrían ustedes ayudarnos, que nuestro navegador se ha vuelto loco”. “Seguro que les han vendido un producto chino; pero, sí, encantados”.

Los ocho marineros fueron llevados a la Plaza de Cañadio donde les enseñaron a navegar sin necesidad de aparatito. La comandancia del puerto, avisada del suceso, regaló una caja de botellas de orujo lebaniego sin hierbas a los marineros para orientarse por los caminos submarinos y un mapa de carreteras para hermanar las ciudades de Santander y San Petersburgo, cortesía de la Concejalía de Festejos Internacionales.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria