Aparecen restos de un Papa Noel primitivo en la Cueva de La Garma

Las excavaciones en el interior de la cueva de La Garma, en la localidad cántabra de Omoño, están deparando multitud de sorpresas prehistóricas. La última de ellas, dada a conocer en una reciente fila de prensa (no se podía hacer una rueda de prensa sin causar riesgos de caídas de periodistas) al pie del yacimiento, ha sido la aparición de unos extraños gorros rojos junto a los restos de huesos de renos y de un hombre de edad avanzada.

La directora de las excavaciones, la conocida paleontóloga Irene Ardental, ha relacionado el descubrimiento con costumbres navideñas de los hombres y mujeres del Paleolítico. Se trataría de un primer Homo Papanoelensis, un señor mayor de la tribu que gustaba regalar objetos fabricados por el mismo a los niños de la cueva y alrededores. Las muestras de tejido rojo con forma de gorro apuntan la idea de la existencia de Papa Noel hace 20.000 años.

El hallazgo ha conmocionado al mundo académico infantil que ya no podrá creer en las guarderías, jardines de infancia y primeras etapas de educación primaria en que Santa Claus-Papa Noel vive cerca del Polo Norte. Ahora su casita es una cueva y está en Cantabria.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria