Batallas de bolas de nieve en el Parque de Cabárceno: ganaron los osos

Las nevadas que los pasados días cubrieron toda la superficie de Cantabria revolucionaron el Parque de Cabárceno. Mientras unos animales se encerraron en sus casas contemplando el espectáculo desde sus cristaleras, otros se dedicaron a hacer muñecos y empezar batallas de bolas de nieve.

Las guerras las ganaron los osos pardos que gracias a su organización y rapidez de movimientos volvieron locos a las avestruces, las cebras, los leones y a los ateridos camellos. Unos osos que en el fragor de la contienda se estaban volviendo blancos como la nieve, haciendo más fácil su camuflaje con el paisaje. Los gorilas, mientras tanto, vigilaban calentitos los certeros bolazos que volaban en el exterior de su recinto.

Los elefantes se desentendieron de las peleas animales, tomando como diana de sus grandes proyectiles las cabinas del teleférico: un punto cada cabina par, dos las impares y diez la número 13. El espectáculo de tiro a la cabina fue seguido con entusiasmo por los primates del parque, alguno muy humano, que aplaudieron con entusiasmo a Nevada, la elefanta ganadora: “Donde pongo el ojo, pongo la trompa y el trompazo”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria