Cae un móvil dentro del Acuario del Museo Marítimo de Santander y causa un caos… entre los peces

Un turista norteamericano, que estaba recorriendo con su nuevo iPhone X Oro sumergible las instalaciones del Museo Marítimo de Santander, en su afán de probar la resistencia al agua de su móvil se acercó en exceso a la parte superior del gran tanque del acuario, hundiendo y perdiendo el flamante aparato entre el jolgorio de espectadores y habitantes marinos del museo.

Rápidamente los dos tiburones toro del lugar pusieron orden entre la pescadería varia, haciéndose con el dorado aparato y empezando a hacer llamadas a sus parientes en la Florida y Argentina. Después pusieron a disposición de sus colegas de aguas la oportunidad de hablar las sardinas con sus familiares de Marruecos, los besugos con Galicia y los atunes con varias fábricas de Bermeo y Santoña, para ver si encontraban allí a algún conocido.

La gran fila para el uso del iPhone X se vio incrementada por los dos buzos encargados de la alimentación que, siguiendo las normas implantadas por los tiburones, hicieron la oportuna cola para telefonear gratis. El dueño del rutilante smartphone ha sido multado por dar de comer a los peces.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria