Un cañón de nieve equivocado causa estragos entre los esquiadores de la estación de Brañavieja (Cantabria)

La apertura este pasado fin de semana de la estación de esquí de Brañavieja, en el Alto Campoo, ha estado plagada de incidentes con los nuevos cañones de nieve instalados en sus laderas. Estos apuntaban a cualquier lado haciendo arriesgada la bajada tanto por las pistas fáciles como por las difíciles. Decenas de esquiadores se han visto golpeados por bolas de nieve que no provenían precisamente de la zona infantil.

Pero, en la frecuentada zona de El Chivo, un cañón equivocado ha causado estragos en las instalaciones de la cafetería rompiendo cristales y atemorizando esquiadores. Un cañón de nieve del siglo XVIII ha sido el causante de los daños materiales y de la huida a zonas más seguras de los deportistas del esquí.

El cañón bicentenario había sido trasladado desde la Real Fábrica de Artillería y Más Madera que es la Guerra de La Cavada para ver su funcionamiento en condiciones extremas. Su estreno ha sido un gran éxito para el gerente de las instalaciones: “El cañón no consume electricidad, puede moverse con gran facilidad y sus balas son reutilizables”. Añadiendo: “Si hiciera falta apuntamos a los coches mal aparcados”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria