El panadero de la localidad barquereña de Gandarilla celebra el “Black Friday” y no acude nadie

El panadero de Gandarilla, pueblecito cántabro de 102 habitantes a unos siete kilómetros monte arriba de San Vicente de la Barquera, esperaba hacer las mayores ventas de pan de su vida -campesino, tortas y chapatas- el pasado viernes, en el llamado “Black Friday”.

Este panadero, Julen Teja, enterado en sus giras por la comarca de que se avecinaba un fenómeno de ventas nuevo concentrado en un viernes, no lo pensó dos veces y anunció descuentos del 80 % en sus productos, preparando varios cientos de kilos de masa de harina con las que llegó a hornear más de dos mil panes.

Su furgoneta lo proclamó: “El próximo viernes, Blas-Frío-Hay en mi panadería”. Y llegó el quinto día de esta semana y nadie subió al pueblo de Gandarilla, barrio de El Calvario. Ayer sábado, Julen decidió reorientar su actividad vendiendo bolsitas de cien gramos de pan rallado a los peregrinos del cercano Camino de Santiago. Cuando venda las cinco mil bolsas cambiará de ocupación por la de piloto de drones, una profesión con futuro para vender panes a domicilio.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria