Cierre de Altamira. Las vacas de Santillana del Mar culpables: llenan de CO2 las cuevas con sus eructos gaseosos - El Diario Montanoso

Cierre de Altamira. Las vacas de Santillana del Mar culpables: llenan de CO2 las cuevas con sus eructos gaseosos

El cierre preventivo de las cuevas de Altamira en la localidad cántabra de Santillana del Mar ha tenido su origen en el aumento del gas CO2 en el interior de la cavidad. Un gas presente en muchos productos de consumo humano y animal que suelen producir eructos y flatulencias peligrosas para el entorno.

Investigadores del CSIC (Centro Sin Ideas Científicas), llamados al defecto, han atribuido el aumento de este gas en la cueva a la alimentación de las vacas lecheras de los alrededores: “Le ha dado a los ganaderos por darles de beber gaseosa para crear una leche con burbujas y lo único que han conseguido es unos terribles eructos llenos de CO2”.

Unos eructos que se oyen en un par de kilómetros a la redonda y que ha hecho que las vacas se escondan en pequeñas cuevas y oquedades para hacer menos audible su estrépito. Estas pequeñas grutas interconectadas con Altamira han producido el aumento de CO2 en la Capilla Sixtina del Arte Rupestre. Se quiere invitar a varios grupos de vacas a visitar las cuevas para intentar que terminen de eructar por el bien de sus parientes los bisontes.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)