Cinco niños atendidos en el Hospital de Valdecilla por intoxicación etílica

La fiesta del vino de Rioja, ocurrida el pasado viernes en la Plaza Pombo de Santander, terminó con cinco niños de menos de diez años ingresados en el hospital de Valdecilla por intoxicación etílica. Los menores fueron catando vinos de puesto en puesto siguiendo a un extraño niño con un barrilito, un porrón y una copa de vino en la mano. La policía ha difundido el retrato-robot del jovencito, del que todos destacan sus pupilas dilatadas y su sonrisa bobalicona.

La organización del evento se excusó ante la prensa alegando que los menores fueron los que más fichas de cata rellenaron de los asistentes; así, M.A.F. -de nueve años- escribió: “Este vino es rojo y huele a vino. En la botella pone (veo un poco doble) crianza o criatura, como yo. Sabe a moras y cerezas espachurradas con un toque de regaliz bien chupado. Le pongo un 6, como mi nota de Sociales”.

La alcaldesa, que brindó con Rioja desde el balcón del Ayuntamiento, piensa ya en catas de vino en biberón para bebés y en un concurso para premiar al mejor Alcohólico Infantil Anónimo del año. (P.D.: la imagen que preside la noticia es la imagen del cartel del evento).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
Close
El otro diario de Cantabria