Coches santanderinos interpretan literalmente la señal obligatoria de bifurcación: se parten en dos

La ciudad de Santander, llena de rotondas y carteles que los automovilistas tardan en interpretar, está viendo producirse accidentes poco usuales. El último de ellos ha tenido relación con la mala interpretación de la señal obligatoria de bifurcación: un coche se ha bifurcado a sí mismo.

El hecho se produce después de que coches de todos los colores menos el rojo adelanten a otros. “La señal solo prohíbe adelantar a los coches rojos”, nos dice un automovilista desde su flamante Mercedes S63 rosa. Le responde un conductor que reclama su prioridad en un estrechamiento: “La flecha de paso es roja, como mi Citroën C99 Rouge Special Turborrotondas”.

Una lógica que ha llevado a un vehículo a chocar con una farola y partirse en dos después de ver una señal obligatoria de bifurcación en la avenida más larga de la ciudad de Santander. Ya no queda ni coche ni farola, la más perjudicada. Santander, accidental city. (P.D. Imagen de los Bomberos de Santander. La noticia tiene algún parecido con una realidad ocurrida a las 6:50 horas del pasado sábado)

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria