Compra En El Monopoly-Cantabria Las Cuevas De Altamira Y Se Instala A Vivir En Ellas

Isidoro Lapildora, joven campurriano, recibió como regalo de Reyes el conocido Monopoly, juego de propiedades inmobiliarias, en su reciente edición de Cantabria. Tras muchas partidas con sus amigos del Instituto Montesclaros de Reinosa logró ser el primero en comprar la casilla de las “Cuevas de Altamira”, valorada en 60 millones de moneda monopolística.

Monopoly-Cantabria-2

Sin pensarlo dos veces -es decir, sin pensarlo-, agarró provisiones de la despensa de su casa, un saco de dormir y se presentó en la entrada de las famosas cavernas. Allí, provisto del titulo de propiedad de las cuevas y del dinero sobrante de su última partida logró convencer al vigilante nocturno para que le permitiera tomar posesión de su nuevo hogar. Este vigilante, con decenas de billetes del Monopoly regalados por Isidoro y asombrado de la facilidad del juego para adquirir propiedades, prometió comprar el Palacio de la Magdalena: “Ya era hora que pueda vivir en una casa con vistas al mar”, declaró esperanzado.

El joven reinosano está recibiendo visitas diarias de sus amigos y familiares que le animan a seguir la aventura cavernícola, llevándole comida y muebles para hacer más cómoda su estancia. Varias empresas quieren su imagen para promocionar el ejemplo de un emprendedor moderno: “Lo que ha hecho este jovencito por las cuevas no lo hacen 20 Antonio Banderas juntos vestidos de descubridores de Altamira”. El actor malagueño-californiano, enterado del hecho, quiere rodar una segunda parte de la película “Bailando con Lobos” con Isidoro de protagonista; se titulará “Soñando con bisontes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria