Crónica de un NO desembarco de Normandía: “Había muchas olas en la playa de El Sardinero”

Crónica de un NO desembarco de Normandía: “Había muchas olas en la playa de El Sardinero”

La noticia recorrió la ciudad de Santander y alrededores: se iba a celebrar otro desembarco de Normandía en las playas de El Sardinero. Planeado desde el Alto Estado Mayor de Juegos de Guerra, sección infanto-juvenil, la zona se llenó de soldados que no cabían en la arena: alguien se había olvidado que era la hora de la pleamar.

Los alemanes llegaron en coches matriculados en Sevilla, Córdoba y Málaga dispuestos a cambiar la historia: “Vamos a ganar y este campo de futbol, donde tenemos el cuartel general, va a cambiar de dueño. Nada de RacingBayern de Santander”. Los norteamericanos llegaron llenos de banderitas y con el mismo objetivo: “Vamos a ganar y este campo del Racing va a ser de fútbol americano donde jueguen los Cantabria Bears (osos)”.

Imposibilitados de desembarcar sus lanchas “porque había muchas olas”, los soldados norteamericanos salieron entre el público saludando y mojándose el uniforme. Los alemanes se defendían detrás de torres y castillos de arena, rápidamente pisoteados por sus enemigos. Enfadados y llenos de arena unos y otros intentaron firmar un armisticio: “El próximo desembarco que lo hagan Trump y Merkel, nuestros jefes, y la alcaldesa de esta ciudad”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)