Descubiertas varias familias de Pokemon en la Catedral de Santander

El novedoso y exitoso juego de Pokemon-Go ha llegado a Santander, arrasando entre jugadores de todas las edades que se han lanzado con sus teléfonos móviles a la captura del mayor número de bichos con formas de animal y nombres como Ekans, Sandshrew, Pidgey o el murciélago Zubat.

 

La ciudad se ha llenado de Pokemon y en su Catedral se ha instalado un gimnasio de estos agradables seres amarillos de origen japonés donde varias familias de ellos juegan día y noche a esconderse entre capiteles y capillas.

 

Los responsables de la Catedral no han puesto pegas a la instalación de tanto Pokemon, cobrando a cada uno de ellos la entrada y permitiéndoles tocar el órgano todas las noches. Un templo que se ha puesto de moda con cerditos saltarines como Spoink o pájaros cantores como Altaria, el preferido por el obispo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria