Descubiertos dos espías rusos en la sede del Ayuntamiento de Santander colocando matrioskas en los despachos

Descubiertos dos espías rusos en la sede del Ayuntamiento de Santander colocando matrioskas en los despachos

El interés del gobierno ruso por la ciudad de Santander es conocido por los servicios de contraespionaje que han visto su mano oculta en el robo de planos y proyectos de varias dependencias municipales. Proyectos como el uso de bicicletas eléctricas que con el añadido de unos patines de hielo pensaban implantar en Siberia.

Los espías rusos, Sergey Smirnoff y Elena Stochlinaya, fueron detenidos cuando estaban colocando unas lindas matrioskas en los despachos de todos los grupos políticos y de la alcaldesa. Estas matrioskas tenían en su interior un micrófono oculto que en las pruebas de sonido se volvieron altavoces. Este ruido y su seguimiento permitió localizar a Smirnoff y Stochlinaya con sus aparatos y antenas direccionales en un puesto de pescados del mar Negro en el cercano mercado de La Esperanza.

Los investigadores policiales se muestran preocupados por la desaparición de las instrucciones de funcionamiento del “Metrotús”, las líneas de autobuses de Santander: “Como las sigan y las implanten en Moscú o San Petersburgo va a ser un caos y causa de conflicto internacional. Lo mismo mandan un submarino nuclear hasta la bahía de Santander para pedir explicaciones a la propia alcaldesa”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)