Después del temporal, aparece una nave romana en la playa de Brazomar

El intenso temporal de los últimos días en la Costa Cantábrica ha dejado sin arena multitud de playas del litoral. Una de las más afectadas ha sido la playa de Brazomar, en el municipio de Castro Urdiales, que ha visto rebajada su anchura a la mitad y su orilla convertida en un muro arenoso de varios metros.

 

La desaparición de toneladas de arena en esta playa, en la zona cercana a la punta de Cotolino, ha dejado al descubierto el armazón de una nave romana a remo del tipo birreme, cuyo pecio se puede contemplar. El jubilado vasco Koldo Minguero, descubridor de la novedad marina, ha contado que “para madrugador yo, la ostia… la ostia que casi me doy paseando por la playa con ese p… barco de madera”.

 

La policía local, personada bien temprano en el lugar, fue la primera en detectar su origen romano: “Estaba claro; había una placa que ponía ‘Made in Roma’”. La policía visitante, llamada al defecto, descubrió más tarde otra placa con la leyenda “Stultus qui legit”, algo que solo entendió un profesor de latín paseante que, muerto de risa, explicó a las autoridades su significado actual: “Tonto el que lo legit”. La Sociedad de Remo Castreña ha solicitado al alcalde le ceda el barco birreme, “ya que puede ser una excelente trainera”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria