El farolillo rojo de la Vuelta Ciclista a España aprovecha la etapa del día para pedir compasión pasando por la Puerta del Perdón con su bicicleta

La llegada de la Vuelta Ciclista a España hoy al Monasterio de Santo Toribio de Liébana ha tenido un acto entrañable para el último corredor del pelotón, el irlandés Conor Dunne. Este, a casi cinco horas de distancia del líder de la Vuelta, anda todos los días pidiendo clemencia e indulgencia a sus compañeros de equipo por sus retrasos en meta.

Hoy, etapa 18º con final en el Monasterio, ha visto la solución de sus problemas: pedir compasión pasando por la Puerta del Perdón, a escasos metros de la pancarta de llegada. El abad del Monasterio, enterado de los problemas horarios del ciclista, le recibió alborozado: “Welcome, mister Dunne¡Bonita bici!”.

El corredor irlandés le regaló agradecido al abad su dorsal 209 autografiado. Este le entregó un facsímil del libro del Beato de Liébana: “Como competir en la Tierra para lograr alcanzar el Cielo… y otros puertos de montaña”. Y, casi en secreto, le comentó: “Llévelo consigo cuando compita. Solo pesa veinte kilos, pero le harán volar… cuesta abajo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria