Expulsado del Mercado Romano de Santander por usar boina

La diversidad cultural del recién inaugurado Mercado Romano de Santander se vio alterada el primer día por la expulsión de su puesto de venta del mercader de “Sombreros, cascos y gorros romanos” por lucir una boina sobre su cabeza.

El afectado, Emeterio Bonete, no entendía el porqué de su expulsión: “Aquí todo el mundo vendiendo chocolate y patatas fritas, algo que no pudieron conocer los romanos por ser americano y venir en carabelas con Colón, y yo no puedo estar con mi boina”. Y, “¡mire, mire! Allí un egipcio, aquí vikingos con sus runas, cerveza de la Patagonia, pulpo gallego, morcilla de Burgos, paella, sangría… muy romano todo”.

El señor Bonete estudia ponerse unas hojas de laurel en su boina para disimular y poder vender así su mercancía tranquilamente: “Por laurel que no quede. Esto va a parecer los antiguos Juegos Olímpicos, llenos de cabezas laureadas”. Ya lo decía Obelix: “Están locos estos romanos y santanderinus”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria