El GPS de los Reyes Magos confunde Vitoria con Ramales de la Victoria, pueblo ahora inundado de juguetes

El GPS de los Reyes Magos confunde Vitoria con Ramales de la Victoria, pueblo ahora inundado de juguetes

La pasada noche de Reyes ha sido de duro trabajo para los conocidos repartidores de juguetes Melchor, Gaspar y Baltasar, sus pajes, emisarios y reemplazantes. Necesitados de toda ayuda posible, más con las enrevesadas direcciones actuales de los niños y niñas, el GPS ha sustituido a los antiguos planos postales y mapas cartográficos.

Un aparatito de posicionamiento global que no entiende mucho de toponímicos y que confundió al camello guía ubicándole la ciudad de Vitoria en la localidad cántabra de Ramales de la Victoria, distante 70 kilómetros. La consecuencia: los niños y adultos de este pueblo ribereño del río Asón han amanecido inundados de juguetes, aparatitos electrónicos, corbatas y perfumes.

Cada casa ha tenido más de 200 regalos y las familias no saben qué hacer con tantos peluches, cocinitas, coches teledirigidos y piscinas de bolas. La abundancia de drones y de motos Feber Cross se piensa remediar donándolas a la policía local para sus tareas de vigilancia. El Ayuntamiento de Ramales de la “Vitoria” quiere construir con las más de tres millones de piezas de Lego existentes ahora en el pueblo una nueva pasarela sobre el río: el puente de la ConfuGPSión.

 

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)