Greenpeace envía una ballena a la playa de la Magdalena para protestar por los espigones

Ayer jueves fue liberado un ejemplar de rorcual austral de cinco metros que rondaba las playas de Bikinis y la Magdalena. Una ballena que había sido movilizada por activistas de la asociación Greenpeace para protestar por la construcción de espigones que van a dañar la fauna marina de la zona y que fue detenida por la policía portuaria de Santander.

El cetáceo intentaba solidarizarse con los ciudadanos santanderinos que quieren que se quiten los espigones: “Poner murallas al mar sin saber sus consecuencias es una gran imprudencia, una fatal decisión. Ya lo dice mi amigo Chema Puente, el gran cantautor ”.

Una ballena que confraternizó con los pescados y crustáceos de la zona, saludando a cuanta julia, cabra, cámbaro y cachón que se encontró. La falta de pasaporte por parte de este gran mamífero, requerido por su procedencia de océanos australes, impidió una estancia más larga en las playas santanderinas por lo que fue invitado por el Servicio Marítimo de la Guardia Civil a volver a su tierra, “mares, mi sargento”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria