Un grupo de empresarios catalán planea comprar “El Capricho” de Gaudí para situarlo junto a la Sagrada Familia

La desubicación de bancos y empresas con domicilio en Cataluña ha llevado a un grupo de empresarios catalanes favorables a la independencia a intentar revertir este proceso. Para ello han elegido uno de los edificios más emblemáticos del arquitecto catalán Antonio Gaudí: “El Capricho” de Comillas.

El edificio, terminado en el año 1885 y de propiedad particular, ha sido puesto en venta varias veces, siendo ahora la oportunidad de que vuelva a la ciudad natal del arquitecto que lo imaginó y construyó. La idea del grupo empresarial “Gaudí és el nostre” (Gaudí está al norte) es ubicar ambos edificios enfrentados uno a otro. Los turistas y visitantes de ambos edificios, una vez juntos en Barcelona, podrán votar cuál es el que más les gusta en las urnas chinas empleadas en el 1-O, ahora con otras utilidades.

El grupo de empresarios piensan financiarse a través del Banco de Sabadell, aunque tengan que ir en peregrinación hasta su nueva sede social en Alicante para pedir algunos millones de euros. La alcaldesa de Comillas llama a sus vecinos a la movilización: “Para caprichosos, nosotros: que traigan la Sagrada Familia para acá”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria