Iñaki Urdangarín elige el Penal del Dueso en Santoña como su cárcel futura: “Me dejan un balón para jugar”

En un lugar de Ginebra, a todo lujo y boato, vivía un señor de apellido vasco que se casó con una infanta que no sabía ni de cuentos ni de cuentas. Este señor, antiguo Duque de Palma, tuvo unos asuntos con la justicia, unos millones de euros de nada, con tan mala suerte que ha sido condenado a 5 años y 10 meses de prisión.

Iñaki Urdangarín, el señor infante consorte, ha tenido una mala noche. Sus abogados le han pasado la información del Top 10 de cárceles españolas para que elija la más conveniente para sus intereses. La elección ha recaído finalmente en el Penal de El Dueso, una cárcel santoñesa junto al mar.

“Me ha encantado este lugar. Tiene gimnasio, sala para fabricar anchoas y, lo más importante para mí, me dejan un balón para jugar todo el día”, han sido sus primeras declaraciones. “Espero que me dejen formar un equipo de balonmano y poder disputar la Copa del Rey, mi cuñado”, añadió Iñaki. Además, “Mi cuñado Felipe no me escribe ni me llama, así que habrá que ganar su torneo para saludarle”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria