La Cofradía de la Buena Mesa de Cantabria abre sus oficinas para la recogida de jamones ibéricos y embutidos varios dada su alta peligrosidad. Se garantiza su destrucción y digestión adecuadas.

El reciente aviso de la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) sobre los peligros cancerígenos de carnes procesadas, embutidos y chuletas varias ha puesto en alerta al sector ganadero, al sector charcutero, al sector carnicero y al sector gastronómico regional. Este último ha tenido una iniciativa altruista para hacer más saludable la vida y las comidas de nuestros convecinos.

 

Se trata de la Cofradía de la Buena Mesa Cántabra que, dispuesta a sacrificarse por la salud de la región, abre sus oficinas en Santander, Torrelavega, Reinosa y Laredo para la recogida de todo tipo de jamones ibéricos, cecinas de León, lomo embuchado y cualquier embutido en buen estado. Su presidente, Josechu Leta, ha declarado: “Estamos encantados de colaborar con la OMS por una más sana alimentación mundial. Y que estén tranquilos nuestros ciudadanos: garantizamos una destrucción adecuada de los productos que nos acerquen”. Enseguida añadió: “Nuestra cofradía cuenta con un equipo humano muy bien formado, especializado en la ingestión de todo tipo de carnes”. En la ciudad del Besaya se ampliará la recogida a las carnes rojas, preferiblemente ternera y chuletones de Tudanca.

 

Un socio laredano pide que se acerquen a sus locales algunas chistorras para despedirse adecuadamente de ellas. Un afiliado de Hoz de Anero dice que a él le da igual si al jamón se le ve un poco el hueso. La agrupación campurriana agrega que no hace ascos a la entrega de otros productos de la vaca, no vaya a ser que los quesos sean también poco salubres. Y para ubres las de nuestras vacas, ahora un poco más tristes por el informe de la OMS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria