La Cueva de Altamira cerrada por doce meses por acumulación de gas metano en su Gran Sala

La Cueva de Altamira cerrada por doce meses por acumulación de gas metano en su Gran Sala

La cueva de Altamira, ubicada en la localidad cántabra de Santillana del Mar, ha sufrido el pasado fin de semana un aumento inusual de gases perniciosos en la Gran Sala de los bisontes policromados, la Capilla Sixtina del arte rupestre. Los técnicos de la cueva han detectado en esta sala una gran bolsa de gas metano de la que en principio desconocían su origen y que creen perjudicial para las pinturas y grabados.

 

Tras el descubrimiento, las opiniones “científicas” de varios especialistas consultados son contradictorias: unos, franceses, abogan por el poco cuidado en la limpieza y conservación de la cueva que se ha visto afectada por los excrementos y boñigas de las vacas del entorno; otros, la Universidad de Cantabria al completo, se inclinan por un sabotaje del exterior proveniente de alguna sociedad protectora de animales que ven en los bisontes, antepasados de los toros, un símbolo taurino más.

 

La realidad, aclarada en el día de ayer por el protagonista del incidente, es otra. Aitor Menta, vecino de Barakaldo (Vizcaya), tuvo la suerte el pasado viernes de ser seleccionado por sorteo para entrar esa misma tarde a la cueva original. Ni corto ni perezoso se fue a comer un cocido montañés al restaurante “El Bisonte Rojo” de Santillana: “Estaba buenísimo y, como no hay dos sin tres, repetí cinco veces”. Una vez dentro de la cueva, en la Gran Sala de los Bisontes, le entraron apretones estomacales que produjeron pedos varios, que disimulaba tosiendo fuerte. “A partir de ahí todo fue una continua ventosidad”, declaró el personaje que recuerda ver un aparatito con un piloto rojo al que apuntó su mayor flatulencia.

Varios perros olfateadores no han podido señalar las zonas afectadas por el gas metano al sentir su fetidez y desmayarse. Se desconoce el tamaño de la bolsa de gas y cómo eliminarla de forma natural sin que afecte a las pinturas. Algunas de ellas están cambiando por sí mismas de ubicación intentando escapar del hedor. Ante ello se ha decidido por el Patronato de la Cueva su cierre por un periodo de doce meses y un día.

Deja un comentario en: “La Cueva de Altamira cerrada por doce meses por acumulación de gas metano en su Gran Sala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)