La detención de un grupo de ladrones en la frontera entre Cantabria y el País Vasco atasca la Autovía A-8

La detención de un grupo de ladrones en la frontera entre Cantabria y el País Vasco atasca la Autovía A-8

Un grupo de cuatro ladrones de casas, especializado en la zona norte de la geografía española con especial incidencia en los municipios costeros entre Somo y Santoña, atascaron este domingo la autovía A-8 en el punto kilométrico 139.5, la frontera entre Cantabria y el País Vasco. Perseguidos por la Guardia Civil, los propios ladrones avisaron de su huida a la Ertzaina que les estaba esperando en los límites territoriales.

Una vez llegado a este kilómetro 139.5 -compartido entre comunidades- los ladrones se quedaron parados en la figurada raya fronteriza. La Ertzaina no podía detenerles por no estar en su territorio. La Guardia Civil no podía apresarles por no estar ya en Cantabria. Ni unos ni otros hacían nada por su captura mientras se iba produciendo un enorme atasco de coches en ambos sentidos.

Un atasco que continuó hasta media tarde cuando los cuatro ladrones solicitaron comer alguna cosa, “mismamente de algún cocinero de esos con estrellas Michelín”. La rápida llegada de manjares desde el restaurante con estrella del Museo Guggenheim de Bilbao solucionó el atasco: los ladrones se abalanzaron sobre un “txangurro con arroz y koji” y se entregaron a la Ertzaina: “Esto hay que repetirlo, pero con el Arzak de mediador”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)