La familia que acampó toda la noche junto la turborrotonda santanderina quiere montar una cafetería en medio de ella

Después de perder toda una mañana en el camino de su casa de Solares a su trabajo en Santander por culpa de la nueva turborrotonda de Valdecilla, la familia Camus decidió el pasado jueves acampar toda la noche junto a ella para poder ser los primeros en atravesarla en la mañana del viernes.

La noche fue fructífera pues la familia Camus y su perro vieron amenizada la espera con las disputas entre los pintores de líneas continuas y discontinuas, que no se aclaraban ni con la turbo-pintura ni con el turbo-esquema dibujado por la alcaldesa, lleno de flores y espigones.

Una alcaldesa que creyendo animar a los operarios con el deseo de “éxito”, fue a escribirlo en el inglés predominante en los documentos de la ciudad: “EXIT, mucho EXIT”. Estos operarios llenaron de exit-salidas la turborrotonda, algo que al final agilizó el paso de vehículos pues cada uno escapó por donde pudo esquivando a los agentes de inmovilidad ciudadana. La familia Camus pudo llevar a tiempo a sus colegios y trabajos. Ahora quieren montar una turbo-cafetería junto a la animada turborrotonda.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria