La invasión pirata de la Virgen del Mar deja sin ron a toda Cantabria

A finales del mes de mayo se produce una invasión de piratas autóctonos y holandeses de la isla santanderina de la Virgen del Mar. Una invasión que no se ha conformado este año con asaltar la cercana taberna Bambara, y dejarla sin existencias alcohólicas, sino que la incursión ha llegado hasta las naves de la principal distribuidora de rones de Cantabria.

Los piratas -400- han localizado este depósito en la localidad de Peñacastillo lleno de licor del Caribe y no han dudado en acabar con todo lo que oliera a ron, llevándose un botín de “Añejo” y “Añejo Superior” para sus lugares de procedencia. El portavoz de los bucaneros holandeses, Jehi Neken, ha declarado que “ya estamos hartos de que nos regalen medallitas de la virgen y tengamos que hacer cola para que nos den un chupito de orujo con miel”. “Somos piratas y lo nuestro es el ron”, gritaron sus filibusteros acompañantes.

El asalto a esta distribuidora ha dejado sin ron a toda Cantabria por una larga temporada algo que preocupa a los organizadores de la recreación histórica pues, después del éxito alcanzado este año 2018, los piratas han amenazado con volver en el 2019 con más corsarios flamencos. La concejala de Cultura ha dicho que si son flamencos les pondremos un tablao.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria