Las Guerras Cántabras se declaran contrarias al horario romano-bruxelensis: “No queremos relojes de sol que no se sabe qué hora tienen”

Las trece tribus cántabras que todos los años reviven la lucha contra el invasor romano se han puesto en pie de guerra este año contra la decisión del Senado Romano de terminar con los cambios de hora y adoptar el huso horario de Bruxellum.

Corocotta, el caudillo cántabro, justificó su cruzada contra el tiempo romano: “Nos quieren imponer los relojes de sol con palotes “III” y “X” y esto no se puede consentir. La mitad del año no sabríamos en qué día y hora vivimos”.

Revillum, otro caudillo cántabro, se declaró cansado de los arúspices de Bruxellum, “que no paran de matarnos vacas y gallinas para leer el futuro en sus hígados”. Añadiendo: “No aciertan una, como nuestra Universidad de Cantabria con sus estudios sobre el tráfico y los autobuses”. Ambos, Corocotta y Revillum, abogaron por crear el meridiano cero de Polaciones y el uso de los más exactos relojes de arena: “Nuestras playas tienen la mejor arena el mundo… Cantabria arena infinita”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria