Los 600 primeros visitantes del Centro Botín se pierden y tienen que salir por la escultura principal

Las nieblas del día y la falta de señalización de las salidas del Centro Botín, inaugurado el pasado viernes, provocó que los primeros visitantes no supieran por dónde volver a sus casas. “El edificio es precioso y todo está muy nuevo, pero ¿por dónde se sale?” fue el comentario general.

600 personas deambularon para arriba y para abajo por todo el centro hasta que encontraron una gran instalación con mil bombillas y un pasadizo en forma de “Y” que sí conservaba un cartel: “Exit Only”. Este pasadizo resultó ser la escultura principal de Carsten Höller, el artista alemán cuyas instalaciones -cama incluida por 250 € la noche- fueron las salvadoras de tantas visitas.

Tras lo ocurrido, los responsables del Centro Botín no quieren morir de “exit” y van a llenar de letreros “exitosos” toda las plantas y también puertas y ascensores. La culpa, comentaron los ya liberados, la tuvo el “Brexit”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
Close
El otro diario de Cantabria