Los aficionados racinguistas dejan el estadio del Bilbao Athletic lleno de aceite de anchoas y de migas de sobao

Los aficionados racinguistas dejan el estadio del Bilbao Athletic lleno de aceite de anchoas y de migas de sobao

El partido de la liga de Segunda División grupo “B” celebrado ayer en el estadio de Lezama entre el Bilbao Athletic y el Racing de Santander estuvo presidido por la camaradería, los bocadillos de anchoas de las dos aficiones y los sobaos pasiegos de los racinguistas.

La rivalidad, además de en el campo, estuvo en las gradas donde compitieron las hinchadas por el tamaño de los bocadillos. En tamaño ganaron los bilbaínos, pero en abundancia de anchoas y su aceitito los cántabros. Sus anchoas goteaban y goteaban, dejando las gradas y asientos con una capa de grasa que invitaba a mojar el pan en ella.

Si la primera parte fue una competición de anchoas santoñesas y bermeotarras, la segunda fue un compartir sobaos, lo que acabó de llenar el pequeño estadio bilbaíno de migas. Algunos jugadores, sintiendo el aroma, se despistaron en el campo y pidieron el cambio. El resultado final, empate a 1, se celebró a lo grande: patxarán navarro y orujo lebaniego. El entrenador bilbaíno, Aritz Solabarrieta, quiere ahora repetir el duelo vasco-cántabro “pero ahora con bocadillos de atún, que son más grandes”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)