Los animales de Cabarceno hacen una gran fiesta por el fin de la Semana Santa

El Parque de la Naturaleza de Cabarceno ha tenido esta semana pasada un récord de visitantes: más de quince mil el viernes y el sábado santo. Los animales del parque, molestos por tanto primate ruidoso con sombrero y cámara de fotos, han denunciado la falta de intimidad existente con tanto humano entrometido.

“No podemos hacer nuestras necesidades sin que nos acribillen a fotos”, gruñía un oso enfadado. “Mi elefanta y yo no podemos hacer el amor sin que nos miren desde tierra y desde el aire y los niños nos señalen sin ningún pudor con el dedo”, barritaba un encendido elefante. “Lo mío es peor: no paran de mirarme el pito y reírse”, bufaba un macho de jirafa ocultando su casi unimétrico pene. Un avestruz chillaba: “Queremos poner nuestros huevos tranquilas”. Todos estaban muy cansados de unos monos blancos aulladores que por miles les han rodeado estos días.

Por ello han celebrado ayer lunes el fin temporal de grandes masas humanas en el parque con una gran fiesta en la campa de los elefantes, con acceso libre y sin colas al teleférico. Fue amenizada por el grupo de rapaces los Eagles y la vuelta a los escenarios naturales de La Mosca Tse-Tse. Una petición final unánime: grandes sombrillas que les oculten en sus momentos íntimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria