Los bomberos llegan tarde a un simulacro de ataque bioterrorista: “Nos han hecho venir detrás de un autobús del Metro-Tus”

Esta mañana ha comenzado en la Península de la Magdalena de Santander un simulacro de ataque bioterrorista en el que debían de participar unidades del ejercito de tierra, bomberos y policías municipales. El supuesto ataque se adelantó a las 9:00 horas de Cantabria, 5 de la madrugada en la Patagonia, región argentina muy interesada en conocer lo que pueden hacer caso que desde el cielo les lleguen cenizas de un volcán o turistas en paracaídas.

Los bomberos municipales fueron rápidamente alertados. Su salida del parque fue cortada de lleno por los nuevos autobuses del Metro-Tus y varios agentes de inmovilidad ciudadana (sí, “inmovilidad”, o ustedes los han visto moverse) que les obligaron a seguir detrás de estos nuevos vehículos lanzadera.

La llegada con retraso al lugar del ataque continuó con problemas, primero a la puerta de la Península de la Magdalena -por carecer de permiso de entrada- y luego por un tren Magdaleno, al que los bioterroristas estaban dejando circular bajo apariencia de normalidad. Los bomberos, hartos de tantas demoras, avanzaron a manguerazo limpio, encontrándose con un contraataque de 150 militares vestidos todos de blanco bioquímico. Entonces, sí que empezó una batalla campal. Continuará el simulacro hoy por la tarde.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria