Los bostezos de los pasiegos son los mayores y más largos del mundo

Un estudio reciente de la Universidad de Chicago sobre los bostezos y su influencia en el cerebro ha permitido sacar varias conclusiones científicas, además de una constatación empírica: los naturales del Valle del Pas son los humanos con los bostezos de mayor intensidad y duración, sin exagerar.

Los investigadores chicagüenses han descubierto que la duración del bostezo predice el tamaño del cerebro y su número de neuronas. También han afirmado que los bostezos “refrigeran” el pensamiento y aminoran los dolores de cabeza. Estas conclusiones de los científicos norteamericanos ya se conocían a orillas del Pas cuyos vecinos han usado durante siglos un invento muy adecuado para controlar la refrigeración cerebral: la boina.

Ahora, una sencilla y útil boina, acompañada del bostezo adecuado, es todo un analgésico. Los ayuntamientos de las tres villas pasiegas (Vega de Pas, San Roque de Riomiera y San Pedro del Romeral), enterados del estudio, piensan regalar miles de boinas y fomentar el bostezo con carteles alusivos a lo largo de todas las orillas y puentes de los ríos Pas, Miera y Pisueña hasta su desembocadura. Habrá también campeonatos de bostezos al estilo pasiego.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria