Los niños cántabros tendrán que ir a clase con los libros y cuadernos escolares en un cuevano

La Consejería de Educación y Cultura el Gobierno de Cantabria va a prohibir las mochilas y carritos en las escuelas de la región. Los niños y niñas cántabros llevan diariamente sobre sus espaldas excesivo peso, mal repartido en mochilitas con patrullas caninas o unicornios no homologados. Lo mismo ocurre con los carritos, donde es necesario colocar los dibujos de un Tiranosaurio-Rex XXXL o Spider-Man para que estos ayuden en la tarea de subir y bajar escaleras y rampas.

El problema ha sido estudiado por el Departamento de Ergonomía, Rotondas y Metro-tus de la Universidad de Cantabria que ha constatado el pésimo diseño de las mochilas y carritos que se venden para uso escolar: no tienen bolsillos para llevar adecuadamente un par de bocadillos, dos frutas del tiempo y un sobao tamaño grande.

La Consejería de Educación, haciéndose cargo del problema para la salud infantil y el mal gusto estético que se está fomentando desde pequeños, quiere unificar para el próximo curso escolar 2019/2020 el recipiente para llevar libros y cuadernos en las escuelas de Cantabria: será obligatorio el uso del cuevano, un utensilio de gran tradición regional y amplia capacidad. Cada colegio podrá elegir entre varios modelos: pasiego, cabuérnigo, purriego, lebaniego, campurriano, castreño… incluso santanderino (este último diseñado por Okuda).

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria