Los petardos del centro de Torrelavega no dejan oír los petardos de los barrios de Torrelavega

El fin de año torrelaveguense ha sido de estruendo. Toda la ciudad vivió una noche de petardos y fuegos artificiales en rivalidad unos con otros, calles contra calles y barrios contra barrios, Barreda por libre.

Los ganadores fueron los habitantes del Casco Viejo de la ciudad que en una conjunción de explosivos autóctonos con explosivos chinos atronaron sus estrechas calles y plazas. Tal fue el ensordecedor bullicio que otros barrios se han quejado de no poder oír sus propios petardos. Vecinos de Ganzo, Campuzano y Tanos se quejaban de ello: “No hay derecho. El próximo fin de año contratamos los servicios del ejército argentino, sección cataratas del Iguazú, para que armen ruido de verdad”.

Los artificieros de la Policía Nacional sospechan que los habitantes del centro de Torrelavega, empoderados por su Bola Gigante de Navidad, han utilizado cohetes antigranizo y petardos para usos agrícolas y forestales. “Esto es jugar con fuego sucio”, declaro el sargento Leopold Vora.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria