Manel Navarro descansa, casi de incognito, en el pueblo de Pechón

“Las penas con cocido montañés son menos” debió pensar el cantante eurovisivo Manel Navarro para elegir desaparecer unos días en el pueblo cántabro de Pechón. “El sitio lo elegí al azar”, comentó sonriendo: “Su nombre me recordaba otros tiempos más felices y juveniles”.

Manel ha estado recorriendo las diversas playas del municipio y cantando por todos los rincones “Do it for Your  Lover”, ante el asombro de vacas, conejos y gallinas. Su presencia en el pueblo, y sus caminatas cantoras, han repoblado de gallos los corrales y los amaneceres.

El colista de Eurovisión visitó la iglesia local para preguntarle al párroco si era verdad que los últimos serán los primeros. Este le animó a dedicarse a otra cosa, “mismamente, puede abrir por aquí una posada rural y llamarla con el nombre del ave preferida por esta cornisa cantábrica: El Urogallo”. “No es mala idea”, contestó Manel, “pero me dicen que sería más comercial El Eurogallo”. Entre risas, el párroco invitó al cantante a participar de la Misa del Gallo navideña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
Close
El otro diario de Cantabria