Nace un niño con 24 meses en el Hospital de Valdecilla: “Tarde” y “Nunca” fueron sus primeras palabras

Nunca es tarde si la dicha es buena” es lo que la familia Cossio-Polanco pensó cuando en la tarde del lunes nació su primer hijo, tras 24 meses de embarazo. El niño, que pesó 7,200 kilos y ya medía estirado cerca de un metro, no paraba de reír y repetir sonidos. Sus primeras palabras fueron “tarde” y “nunca” quizás oídas del alivio de la madre en el parto cuando está afirmó: “Por fin. Más vale tarde que nunca”.

Los ginecólogos y comadronas del Hospital Marqués de Valdecilla no salían de su asombro, no ya por lo alargado del embarazo sino por el desparpajo del recién nacido: “Nos iba contando su vida y no nos dejaba asearle y vestirle”.

El niño quiere llamarse Eugenio, un nombre que significa bien nacido. Los padres de la criatura quieren escolarizarle cuanto antes: “No para de hablar”. La Consejería de Educación ha ofrecido hacer un Calendario Escolar adaptado a los ritmos cronobiológicos de Eugenio con pocos días lectivos y muchas fiestas, “para que vaya conociendo las costumbres regionales”. La respuesta del niño ante la propuesta fue clara: “Quiero Sobao”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria