Noche de insomnio en Cabárceno: los gallos celebraron con sus cantos la victoria de Francia en el Mundial

La noche pasada en el interior del Parque de Cabárceno no pudo dormir ningún animal salvaje, doméstico o de la familia de los sapiens. Los gallos de la zona de la granja celebraron la victoria de sus colegas franceses en el Mundial de Fútbol de Rusia 2018. El equipo de “Les coqs”, los gallos franceses, ganó la final al equipo de Croacia.

El Parque de Cabárceno se paralizó a las cinco de la tarde con una división entre los partidarios de Francia (los gallos y todas las aves) y los hinchas de Croacia (todas las ranas y animales acuáticos), que seguían la final por los altavoces del parque y, algunos primates privilegiados, por las pantallas existentes en la zona de restauración.

La victoria desató la euforia entre los gallos que comenzaron la fiesta por la tarde y no la acabaron hasta el amanecer, con las primeras luces del día, después de llenar de quiquiriquíes todos los rincones y oídos nocturnos. Nadie durmió en Cabárceno. Sus responsables esperan que dentro de cuatro años no triunfen los tigres malayos, los leones de Senegal, los escorpiones de Gambia o, lo peor, los elefantes de Costa de Marfil: “¿Se imaginan ustedes un triunfo de los elefantes en este parque? El caos”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria