Oriol Junqueras quiere cruzar la Puerta del Perdón lebaniega y, de paso, postularse para beato

Oriol Junqueras, el político catalán de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC para los amigos y enemigos), quiere que el 2018 sea su Año Santo y que se le permita recorrer como peregrino el camino lebaniego hasta el Monasterio de Santo Toribio, cruzando arrepentido la Puerta del Perdón.

Desde su celda de la cárcel de Estremera ha hecho un llamamiento al juzgado para que le permitan ser perdonado y recibir indulgencias en Cantabria: “Necessito explicar les meves pecats a la Porta del Perdó perquè em siguin condonats o almenys que em reduexin la pena”. Como el juez no le entendía muy bien aclaró: “Por favor, no quiero ir al infierno: no me condenen a la pena eterna. El infierno está lleno de españoles que me miran peor que yo a ellos… y, además, no tengo traje ignifugo”.

Junqueras necesita confesar a la clemente Puerta Jubilar que todos los días blasfema contra Puigdemont y su familia política y que ha cambiado su vida: “Ahora quiero ser beato y creo que en Cantabria y en Santo Toribio puedo hacer un curso acelerado… siempre que la disciplina de beatería no sean 155 lecciones”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria