Un pastor de Vega de Pas se queja de que sus ovejas se esconden entre las fracturas de los argayos

Un pastor de Vega de Pas se queja de que sus ovejas se esconden entre las fracturas de los argayos

La abundancia de argayos por los valles y comarcas altas de Cantabria tras las lluvias invernales está causando problemas entre los pastores pasiegos. Unos argayos que no siempre caen sobre carreteras o caminos y que se limitan a fracturar el terreno. Enrique Sada, pastor de ovejas por los montes cercanos a Vega de Pas, se queja amargamente: “Mis ovejas desaparecen. Se pasan el día jugando al escondite entre los argayos”.

Enrique nos comenta que ha tenido que desempolvar su palo pasiego para saltar entre las fracturas del terreno: “Cada vez que lo uso mis ovejas empiezan a aplaudir a cada salto. No hay derecho que no tengan un mínimo de respeto”.

Y continua: “El gran inconveniente de tanto argayo es que al final del día tengo que perseguirlas una a una después de contar hasta veinte y decir sus nombres cuando las descubro”. El alcalde de la villa quiere que este nuevo juego del escondite de Enrique y sus ovejas se incluya como atracción turística de los valles pasiegos.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)