Primeros ensayos con el paso de la Borriquilla: las escaleras mecánicas de Santander serán lugar de procesión en el 2020

Primeros ensayos con el paso de la Borriquilla: las escaleras mecánicas de Santander serán lugar de procesión en el 2020

La Semana Santa santanderina se renueva. Para el próximo año 2020 varias de sus procesiones usarán las escaleras y rampas mecánicas repartidas a lo largo y ancho de la ciudad. El pasado Domingo de Ramos comenzaron las pruebas para su futura puesta en marcha acompañadas de la presentación de un cartel internacional alusivo: “Santander 2020: Processions by Mechanical Stairs”.

Los ensayos se adelantaron por un hecho fortuito: la borriquilla de “La entrada en Jerusalén” se escapó de su procesión, dándose una vuelta hasta el final de las escaleras mecánicas de la calle de Francisco de Quevedo y volviendo a su parroquia en el funicular del Rio de Pila: “Esto es más divertido que trotar por las calles”, comentaron jinete y equino.

Se vieron también a varios pasos y cofradías ensayando por otras escaleras mecánicas, algunos con éxito, como los de la Paloma (¡qué bien suben las cuestas!) o el Descendimiento (¡qué bien bajan las cuestas!). Otros, como la Última Cena, se atascaron en una rampa, discutiendo sus integrantes en mitad de una subida: no había sitio en el cercano restaurante elegido para el evento y faltaba Judas. Terminaron paso y comensales contando sus penas en El Diluvio Universal.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)