Problemas con la Cabaña Lebaniega del Abuelo de Heidi: Quiere Jacuzzi y Wifi Gratis

La reconstrucción de la cabaña del abuelo de Heidi en la localidad lebaniega de Pendes está causando muchos problemas a la empresa encargada de ello. El lugar elegido, un paraje con vistas a montañas que parecen los Alpes originales, ha sido la colina de El Coterón, donde se han añadido a un establo una galería exterior y un porche. El interior, de 40 metros más o menos cuadrados (depende de dónde se pise), tiene varias ventanas nuevas –“para airearse”– y una chimenea de cartón piedra que esperan nadie encienda por equivocación.

 

El actor que interpreta al “Grossvater” (abuelo, aunque parezca otra cosa) ha visitado la remodelada choza y se ha indignado ante la falta de las más elementales comodidades modernas: “Me desahucian en Suiza para meterme en este cuchitril insano” (kacken und pocilguen, fueron sus palabras). Por ello ha exigido unos cuantos cambios:

 

– Un jacuzzi con burbujas de colores.

– Un horno macroondas.

– Un sillón masajeador en lugar de “ese puto banco de madera”.

– Wifi gratis y un televisor de muchas pulgadas para seguir la Champion y la Vuelta a Suiza.

– Una despensa llena de salchichas variadas.

– Una bodega bien surtida de cervezas de abadía; “es que soy muy cristiano”.

– Unas cuantas decenas de botellas de whisky de malta, “para el San Bernardo, por si el rodaje es largo”.

 

Se espera la próxima llegada de la actriz que perpetra a Heidi, temiéndose sus caprichos motorizados. El alcalde de Santander, de visita este pasado fin de semana, ha pedido explicaciones al Gobierno Regional del porqué se ha elegido esta lejana ubicación de la cabaña de Heidi, cuando “nuestro municipio tiene magnificas sendas costeras y una bahía que sería un marco incomparable: Sí al traslado a Santander”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria