El puerto y el aeropuerto de Santander esperan la llegada de Puigdemont en los próximos días

El pasado lunes los viajeros del vuelo Bruselas-Copenhague de la línea aérea Ryanair escucharon decir a uno de los pasajeros que le encantaría conocer Cantabria, sus cuevas prehistóricas y sus Puigdemontes de Europa. Este pasajero, reconocido después como el expresidente de la Generalitat en el exilio, parece que quería entrar a España por el puerto o el aeropuerto de Santander.

Alertados y despertados los servicios de inteligencia españoles, su responsable aseguró que “el señor Puigdemont no va a entrar en España ni en helicóptero, ni en barco, ni en el maletero de un coche” y que “el puerto y el aeropuerto de Santander son unos de los lugares mejor vigilados del mundo por los jubilados y turistas en espera de vuelo”.

Este responsable de seguridad nacional anunció medidas especiales para prevenir el desembarco o desenavión de Puigdemont en Cantabria y ayudar a su captura: “Hemos retirado todos los folletos explicativos de las superrotondas, los mapas con las ubicaciones de las cuevas de la región y llenado el embalse y el río Ebro con pirañas, por si quisiera bajar en piragua hasta Tortosa”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria