Puigdemont dará sus mítines electorales en las tiendas Chocolat Factory españolas (y santanderina)

La querencia del expresidente de la Generalitat catalana por el chocolate y los bombones belgas ha llevado a Carles Puigdemont a elegir Bruselas como lugar de proscripción, en un hotel con vistas a su tienda de dulces preferida: “Choco-Cat”. Bien surtido de golosinas quiere presentarse a las elecciones del “21 de diciembre, fum, fum, fum”.

La orden de busca y captura internacional hace difícil su presencia física en España, pero el equipo del actual PDeCat (Partido de los Cat) quiere su aparición en territorio ibérico. Para ello se ha diseñado una gira donde “Puchi” Puigdemont, disfrazado de bombón de cacao, dará una serie de mítines electorales en las tiendas Chocolat Factory repartidas por Cataluña y No-Cataluña.

Cuando usted vea un cartel anunciando “Martes Próximo. Degustación del auténtico bombón belga”, sepa que en Barcelona, Lleida, Santander, Lugo o San Cugat del Vallés aparecerá Puigdemont vestido de Choco-Cat. Luego desaparecerá, dejando un buen cacao a su paso. (Nota del traductor: cualquier parecido de “Cat” con un gato inglés es pura coincidencia)

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria