Rescatan a un bebé en Laredo que se cayó en una paella gigante

Los festejos del desembarco de Carlos V del pasado fin de semana en Laredo han tenido una sorpresa inesperada. En la paella gigante que se estaba cocinando en la Alameda Miramar se cayó un bebé de once meses deseoso de ver los colorines del arroz y de sus ingredientes.

El bebé no paraba de ir de un lado a otro de la paellera, sorteando mejillones y cigalas. Avisados sus padres, estos no pudieron sacar a su hijo del recipiente gigante pues el angelito esquivaba cada intento de captura. Tuvo que pedirse la ayuda de los bomberos municipales que con sus sirenas, escaleras y luces de colores lograron atrapar a la criatura, que para entonces ya se había comido más de una docena de langostinos y muchos puñados de arroz.

Los asistentes a la comida comentaron más tarde que la paella en honor de Carlos V sabía un poco a pañal (eufemismo por no decir caquita) y que tenía pocos crustáceos. El bebé no requirió asistencia médica y sí un baño a fondo. En casa, sus sorprendidos padres asistieron a su primera palabra: “Paella”.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria