Robadas las estrellas Michelín del restaurante Arzak. Aparecen en el restaurante “La Cucaracha” de Comillas

La pasada noche del martes el vigilante nocturno del restaurante Arzak de Donosti se dio cuenta a las cuatro de la madrugada de la desaparición de las tres estrellas Michelín que presidían la entrada al comedor. Dado el parte del extraño suceso a la Interpulp (Interpol de los delitos culinarios), la Sección de Gastronomía del Ministerio del Interior de Cantabria lo tuvo claro: “Esto es obra de Emeterio, el de Comillas”.

Personados a la mañana siguiente en el local de Emeterio una furgoneta con varios policías de paisano, más dos perros gourmet de la Patrulla Canina, localizaron las estrellas presidiendo la parrilla. “Las necesitaba para atraer gente a mi restaurante”, declaró el dueño de “La Cucaracha”, que no se arrepiente del robo: “Para michelines, los de mis clientes”.

Además, continuó: “Quiero dejar de ser el peor restaurante de toda España”. La devolución de las estrellas Michelín se hará en los próximos días después de solucionar un problema añadido: la desaparición de cinco kilos de chuletones del local de Emeterio. Se sospecha de la Patrulla Canina.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria