Santander llenará sus calles de cenizeros… por si vuelven a caer cenizas en la ciudad

El comienzo de la semana propagó por las calles de Santander una sucesión de humo y cenizas provenientes de los incendios asturianos y gallegos. Una situación que molestó a concejales de todos los partidos por mancharse sus camisas y vestidos con este incómodo polvo gris. La alcaldesa, poco favorecida por este color grisáceo, ha convocado un pleno municipal para aprobar la compra de 1941 cenizeros para recogida de futuras cenizas.

Los cenizeros tendrán un diseño cilíndrico muy futurista y llevarán incorporada una tecnología para atraer las cenizas del aire, que se colocarán ordenadamente en sus espacios interiores. Todo un prodigio de ingeniería que, como falle, llenará cada cenizero de objetos volantes no identificados.

Los nuevos cenizeros, cuyo número quiere recordar al incendio santanderino de 1941, se ubicarán en el anillo cultural, es decir formarán todos ellos el ahora invisible anillo. La oposición califica de “chorrada insigne” e “inteligencia zero” la iniciativa, animando a niños y adultos a jugar a encestar anillas en cada uno de ellos. El concejal de Educación quiere que en todos los colegios de la ciudad se trabaje el cuento de “Cenicienta” o de “Ceniciento”, a elegir por cada familia la cenizientuz del protagonista.

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria