Santander prohíbe circular coches con perros por la ciudad

La última reorganización del tráfico de coches por la ciudad de Santander tiene como víctimas a los perros: estos no podrán ir de acompañantes en el interior de los coches. La medida se toma por confundirse sus ladridos con las bocinas modernas de los autos y el peligro de que estos animales se apeen en marcha para saludar a algún otro perro o perra en celo.

Se va a crear una Patrulla Canina para la vigilancia del cumplimiento de este acuerdo municipal. Una patrulla compuesta por perros de distintas razas, tamaños e idiomas, por eso de entenderse mejor con un pequinés o un gos d’atura catalán. Al mando habrá un Perro-Policía elegido entre los pastores alemanes de mejor currículo.

Las multas por el incumplimiento de la normativa serán de 100 € a 300 €, dependiendo del lugar que ocupe el perro en el vehículo. La ocupación del asiento del copiloto tendrá reducción económica por si el perro estuviera haciendo labores de orientación al conductor. Se prevé una sanción máxima de 600 si el perro es el conductor del coche y circula por la calle Cervantes, una calle que el municipio quiere sin coches y sin perros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)