El tercer carril de la autovía Laredo-Bilbao será un ferrocarril

El imaginativo ministro de Fomento y Planes para Todo ha prometido resolver el problema de los atascos de coches en la autovía A-8 entre Laredo y Vizcaya, al mismo tiempo que la lentitud de los trenes tortuga hacia Bilbao. Para ello piensa matar dos pájaros de un tiro -preferiblemente buitres cercanos- y crear un tercer carril, pero con locomotora y vagones dentro: el tercer carril será un ferrocarril.

El proyecto, preferente para este año 2017, resuelve las eternas vueltas del tren por todos los pueblos del camino entre Santander y Bilbao y, de paso, amplia la capacidad de la autovía. Los peregrinos del Camino norte de Santiago tendrán otra curiosidad para contar. Se permitirá el uso de las vías a los vehículos adaptados al efecto, como el de la foto.

El ferrocarril no podrá adelantar coches ni exceder la velocidad máxima de la vía, ya que al no tener matrícula no se le podrá multar. Tendrá una parada nueva en Ikea Baracaldo, donde los viajeros podrán cambiar sus asientos por auténticas sillas Ingolf o Vilmar al módico precio de 20 euros. La empresa sueca piensa rebajar también el precio de sus albóndigas para los viajeros que quieran continuar la ruta puedan entretenerse con ellas construyendo todo tipo de figuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria