Tresviso Ofrece Sus Cuevas de Queso Picón para Museo de Prehistoria

El posible cambio de ubicación del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC), desde su actual emplazamiento en los sótanos de un mercado a un espacio más acorde con su contenido, ha generado decenas de ofrecimientos, desde la ciudad de Bilbao -“El Guggenheim necesita un poco de arte que se entienda, aunque sea troglodítico”, ha declarado su directora artística Pilar Guiñano- al pueblo de Tresviso: “Para prehistóricos nosotros”, ha señalado bajo metros de nieve el alcalde Juan Campo Blanco.

 

El municipio lebaniego quiere que sus cuevas de queso picón sean las diversas salas de un museo que reproduzca las condiciones de los pobladores prehistóricos de la región, por la mañana vendiendo pieles de bisonte en los mercados paleolíticos cercanos, por la tarde recibiendo por mensajería nuevas pieles de bisonte de lejanos parientes chinos, por la noche pintando bisontes en el interior de las cavernas. El edificio principal sería la figura, como no, de un bisonte. Diseñado por el arquitecto Calatrava se le pediría estuviera en posición horizontal, ya caído, por si se desplomara en otras posiciones más verticales. Cada cueva estaría dedicada a un hombre prehistórico diferente, desde el hombre de Emmental al hombre de Camembert, pasando por el hombre de Roquefort y su antecesor el hombre de Gorgonzola. Al ibérico hombre de Idiazabal se le buscaría un lugar bien ahumado.

 

El alcalde de Santander, amante del queso azul de su partido, ha apoyado la ubicación del MUPAC en Tresviso y ha solicitado a cambio que le permitan hacer un Centro de Interpretación del Queso Picón en la ciudad, un centro que se olería y del que se hablaría en medio mundo, dependiendo de para dónde fueran los vientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria