Una baliza del Año Jubilar Lebaniego se vuelve loca antes de la “Hora 0”

El Año Jubilar Lebaniego ha poblado la región de balizas o pinchos horarios con un reloj de cuenta regresiva en su interior. Un reloj que -además de días, horas, minutos y segundos marcha atrás- daba las campanadas de las doce y que, en esta última semana no jubilar, ha lanzado mensajes alusivos al evento para peregrinos y curiosos. Los vecinos del camino lo tenían claro: ¡Qué paliza de balizas!

Pero el pincho colocado enfrente de la tienda-bar de Muñorrodero parece haber ido más lejos. Todas las noches se dedica a cantar tonadas y canciones que no dejan dormir al vecindario. Tras una semana con los éxitos de Enrique Iglesias, estos días anda reproduciendo toda la discografía de Jean Michel Jarre, artistas que patrocina el representante de Santo Toribio de Liébana en su año triunfal.

Se sabe que va a terminar su noche la baliza de Muñorrodero cuándo, a las cuatro de la madrugada, entona el “Asturias, patria querida”. Luego, dicen los lugareños, emite unos extraños ronquidos coordinados desde los cielos por San Telite. Los parroquianos del bar, cansados y ojerosos, esperan que la baliza deje de funcionar a las “0” horas de la inauguración del Año Jubilar. Si no, la jubilan a bastonazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Aviso de cookies | Política de privacidad | Aviso legal)
El otro diario de Cantabria